17/11/14

En defensa de las asociaciones (y dos)

Hace ya un tiempo escribí un artículo del que posiblemente más de un lector habitual se acuerde todavía: En defensa de las asociaciones. En él, por si alguno se quiere ahorrar el leerlo, reivindicaba el papel de las asociaciones a la hora de atraer a los jóvenes a los juegos de rol en un momento en que se decía que no había savia nueva en este hobbie... Porque no los veíamos jovenes por internet hablando de rol.

Posiblemente alguno se quedara encebollado en ese tema, esperando que manadas de chavales se registraran en la red social o en el foro en el que los viejovenes hablan de rol. Pero no va de eso hoy, sino de un cliché que me he encontrado últimamente: el de que las asociaciones son grupos cerrados de juego. Esto es, señores que no solo conforman un grupo que se retroalimenta a si mismo en un bucle infinito y nolaniano, sino que además pagan una cuota para ello.

Un plan maléfico, sin duda alguna.

Déjenme que les hable de mil historias


El aficionado a los juegos de rol se ha visto señalado durante muchísimo tiempo por el estigma de los crímenes "roleros", gracias a los cuales nos hemos visto todos englobados en ese rincón oscuro de la sociedad del que han tenido que sacarnos las grandes empresas gracias a convertir nuestros libros y cómics favoritos en películas de éxito o a que personajes como Sheldon Cooper sean conocidos hasta por nuestros padres. Eso del rol ya se ve como algo natural en muchos círculos ajenos a él, habiendo enterrado los prejuicios gracias al tiempo y a la labor desinteresada de muchos en favor de la divulgación.

Si ya un rolero antes era tachado como hijo del demonio, una reunión de roleros no podía ser mas que un aquelarre.


demon inside me por Ben Barnes

Lo extraño es que, aún hoy en día, hay roleros de grupo fijo que siguen viendo a las asociaciones como sitios cerrados. Desconozco el motivo por el que este hecho se perpetúa aún, pero no puedo evitar que me recuerde a esos animales que no se ven a si mismo en un espejo, sino que ven una amenaza. Estamos hablando de un hobbie en el que una de las palabras que más solían salir a relucir era endogamia, en el que grupos de amigos estaban destinados a caerse bien eternamente si querían seguir jugando, un tiempo de muros que poco a poco se van derribando.

El propósito de que hagamos papeles


Las asociaciones son grupos cerrados de juego.

Esto de aquí arriba es una generalización. Es algo que cualquiera con un contacto mínimo con las asociaciones de su zona podría escribir, es la natación es el deporte más completo del deporte, es la frase de 0,60€ del mundo friki.

Que un grupo de amigos decidan cruzar un laberinto burocrático para salir al otro lado con un CIF como premio no solo no cuadra con el hecho de que sean un grupo cerrado, sino que además responde a muchos otros argumentos más o menos nobles pero igual de válidos y necesarios: poder recibir ayudas económicas, disponer de un local, de sitios para organizar eventos para darse a conocer y acercar la afición a la gente o dirigirse en condiciones a una editorial para ofrecer su ayuda...

Bureaucrats! por Carlos Mota Jr

Parece que nos olvidamos que las jornadas roleras, esos pocos momentos en los que podemos decir ROL con mayúsculas, las organizan asociaciones y colectivos que con suerte han estado entre 4 y 6 meses antes rompiéndose los cuernos, lidiando con unos y otros, organizando horarios, pidiendo colaboración a editoriales y tiendas y muchísimas otras labores que ya detalló +Vanessa Wed Carballo en esta serie de artículos.

Que un grupo de señores por el amor al arte, al rol y demás se dediquen a esta organización es de todo menos querer cerrarse. Y esta claro que no todas las asociaciones pueden organizar jornadas, pero si que hay muchas (y no me juego el pan y digo TODAS por poco) dispuestas a recibir a gente interesada en tener un grupo de juego estable.

Hagamos normas y leyes, dijeron los animales


Lo que parece que desde fuera no se acaba de comprender es que las asociaciones tienen una serie de condiciones y estatutos que se utilizan para medir y reglar la entrada de socios. Parece que se ve mal que una asociación tenga un mecanismo para decidir quien entra y quien no entra, cuando una tienda o un recinto tiene los mismos mecanismos, imperceptibles porque todos nosotros los solemos cumplir y que se basan en la urbanidad y la convivencia.

Queda feo hoy en día decir que existen unas reglas como las mencionadas arriba. Da un aire clasista al rol, suena a uuuuh que importantes se creen que no dejan que cualquiera entre ÑIÑIÑI cuando en realidad es un intento de preservar el buen rollo que suele haber en una asociación que además es un grupo de amigos. Y si alguno se pregunta a estas alturas de qué hay que preservarlo es que ha pisado poca calle. O poco internet.

Tengo la inmensa suerte de estar en una asociación llena de gente magnífica. ¿Querría estar si hubiera mal rollo? Les adelanto ya que no.

Ley por Daniel Lobo

Lo que no acabo de entender es en qué momento sale rentable seguir promoviendo la falacia de que las asociaciones son grupos cerrados, máxime cuando muchas de ellas invierten muchísimo tiempo y esfuerzo en hacer algo tan contrario al aperturismo como preparar saraos. Y les hablo con propiedad: siempre he pensado que una asociación debería de ser algo cercano, hasta el punto de llevar a cabo recogidas de alimentos, días de puertas abiertas o demostraciones en institutos.

Creo que este pensamiento es de tirarse piedras, no a su propio tejado, sino al tejado del rol en general. Como ya dije anteriormente las asociaciones de rol suelen ser las grandes olvidadas, llegando a estar eclipsadas por sus propio buen trabajo. Vamos a un evento y nos olvidamos de toda la gente que está detrás trabajando, o lo que es peor, criticamos saltándonos las buenas formas y desde el borreguismo más absoluto.

Desconozco como se llega a una generalización desde una experiencia, ni qué pasó para que esto se convirtiera en un lugar común. Pero si siguen pensando que una asociación es un lugar inhóspito, un reducto de masones donde ser aceptado es una aventura en sí mismo, háganse un favor: prueben otra vez. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...