9/11/13

Morir por una idea

Lento, más de lo que yo quisiera, pero sigo avanzando en mis múltiples proyectos (oh, la devaluación del término "proyecto"). Para el que no lo sepa, ahora mismo ando enfrascado en lo siguiente:

  • Manual de buenas maneras roleras: maquetándose y tratando de coger el punto a Scribus. Una vez maquetado puede que recurra a algún ilustrador para hacer dibujitos estilo los monigotes del Risus. Podría hacerlos yo, pero una cosa es hacer monigotes y otra hacerlos con gracia.
  • Proyecto N: tengo varias salas escritas y he encontrado la ayuda de +Kano Goblin para un problema que no sabía resolver. Solo no puedes, con amigos si.
  • Proyecto ApC: en fase de escritura, llevo bastante adelantado y probablemente lo pueda colgar como antes de mes como primer contenido para Sueños de la Bruja, sin maquetar ni nada pero colgada aquí como entrada.

(El lector puede notar que llamo a las cosas por letras. Un proyecto no es nada si no se acaba, así que de momento quedan como letritas a la espera de que yo tenga más tiempo para poder hacer las cosas bien.)

Ideas Muertas por César Santiago Molina

Y sin embargo me ha pasado una cosa curiosa, y era que ApC estuvo a punto de morirse. Cuando empecé ApC, con una idea que surge en mitad de la noche cuando estás tratando de coger el sueño y que a la mañana siguiente sigue ahí, lo hice como un hilo de aventura que fuera a acabar en una aventura como tal para juegos de fantasía medieval. Una vez que tenía bastante escrito la pregunta que me hacía era para qué juego iba a hacerlo, y las respuestas eran múltiples y poco convincentes: ¿D&D 4ª que lo controlo mucho pero que no tiene tanta aceptación? ¿La Marca del Este, que lo controlo menos pero tiene más calado? ¿Otros juegos que no controlo nada pero que tienen mucha salida como Lamentations of the Flame Princess? Y me di cuenta de que aunque me gusta el género dungeonesco, no era mi fuerte a la hora de escribir y no tenía tanta gracia escrito por mi. Quizá porque lo vea muy manido, quizá porque no sepa sacarle originalidad a algo así.

ApC se basa en una clase de enemigos que en grupo son muy poderosos, pero individualmente para un aventurero no tenía mucha historia acabar con ellos. Alguno dirá "bueno, hazla con Goblins" pero no era mi idea, quería algo más oscuro y le di vueltas hasta que encontré el juego ideal, pero tenía mi duda moral. Esta duda no tiene nada que ver con el juego en si, que una vez requeteleído no puedo dejar de pensar que me parece muy bueno, sino con la manera de actuar de la editorial: ¿debía hacer una aventura para un muy buen juego, aunque no me gustara como actuaba la editorial? Esto, por supuesto, es una duda moral personal mía que no extrapolo a nadie y que tras sopesar largo tiempo, he visto que no cabía en mi planteamiento.

frankenstein's monster por Jacob Earl 

Y al final me di cuenta de que no puedes matar al cocinero si el plato está bueno. Hay y habrán muchos que puño en alto hayan dicho la famosa frase "¡No vuelvo a comprar nada de la editorial X, porque se comportan mal con sus [introduzca aquí el sector agraviado] y eso no puede ser! ¡No tendrán mi dinero!". Horcas y antorchas a las puertas del laboratorio del doctor Frankenstein, muchedumbre enfurecida que quería llevarse al monstruo y al creador por delante, cuando el primero no tenía culpa de que el segundo prefiriera la profanación al Quimicefa. Sigo sin estar de acuerdo con ellos, y probablemente no lo esté en la vida si siguen así, pero no hay que quitarle mérito al trabajo hecho ni perder las ganas de mejorarlo por esas cuestiones.

Así pues, seguiremos trabajando en ello. Con suerte para este mes estará ApC, y ojalá arranque la máquina y alguno de los lectores nos espere aún con ganas. No hay mejor presión que la que se pone uno mismo.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...